Entre todas las tecnologías emergentes hay una que está tomando el mundo por asalto: el blockchain, las cryptomonedas y la descentralización. Las cryptofinanzas son un nuevo paradigma. Abren todo un mundo nuevo que tiene el potencial de impactar en todas las industrias y transformar muchos aspectos de nuestra vida cotidiana de maneras difíciles de imaginar.

Este nuevo paradigma plantea muchos interrogantes ¿Qué ocurre con las finanzas clásicas? ¿Habrá espacio para ambas?

Las cryptodivisas y el DeFi han introducido un nuevo concepto en el que los usuarios tienen acceso directo al dinero sin pasar por intermediarios, como bancos y gobiernos. En consecuencia, no hay intermediarios (bancos) sino redes y tecnologías que permitan el intercambio de valor entre individuos sin ningún tipo de autorización o entidad central involucrada.

Las criptofinanzas son un sistema financiero inclusivo, descentralizado y autónomo que tendrá un aspecto completamente diferente a la economía clásica actual. Dicho esto, es importante recordar que las finanzas clásicas no se van a ir a ninguna parte a corto plazo.

Los bancos existen desde hace siglos y tienen un excelente historial de gestión de dinero e inversiones. Mucha gente no está dispuesta a dejar de lado esta comodidad, sobre todo si no entiende las ventajas que ofrecen las herramientas financieras basadas en blockchain.

El mundo de la blockchain es todavía nuevo, y aún no está claro todo el alcance de sus implicaciones. Plantea muchos interrogantes, y se requiere tiempo para darles respuesta.