Blockchain es un libro de contabilidad descentralizado, una tecnología que permite registrar, almacenar y transferir información de forma segura y transparente entre varias partes.

Pero lo que hace que la tecnología blockchain sea tan fantástica es que no está alojada en un solo lugar, sino que está distribuida en muchos sistemas diferentes, lo que significa que ninguna parte tiene control sobre los datos. Así, si un sitio se cae o sufre un ataque, el resto de la red puede seguir funcionando sin problemas y sin sufrir daños.

No se sabe a ciencia cierta como se desarrollará, pero lo que sí sabemos es que las grandes empresas están empezando a tomar nota de la tecnología, y ya la están poniendo a trabajar para ellos en todo tipo de formas interesantes.

La tecnología blockchain aún está en pañales y todavía hay mucho margen de crecimiento, sobre todo porque estamos empezando a ver cómo puede ayudar a cambiar la forma en que hacemos todo, desde la gestión de las transacciones financieras hasta la gestión pública y privada. Estamos comenzando un nuevo ciclo, un nuevo paradigma en la sociedad y su funcionamiento con esta nueva era de la cadena de bloques.